Diego Gómez García.- Unicaja se convirtió en campeón de España. Lo hizo después de una lucha encaarnizada en la que tuvo que hacer frente a un Sant Adriá decidido a no perder. Finalmente, el conjunto malagueño se alzó con la victoria y pudo celebrar el éxito después de una semana durísima.

El primer cuarto acabó con un empate que reflejó bien lo visto sobre el parqué de Príncipe Felipe. Sant Adriá llevó a cabo su presión intensísima y su férrea defensa. Y aunque Unicaja supo, por momentos, cómo deshacerse del problema, vio su porcentaje anotador muy condicionado. El conjunto catalán, por su parte, gestionó bien sus ataques y acertó en el tiro exterior, aunque no tuvo demasiada suerte bajo el aro. Empate a casi todo al término de los primeros diez minutos y ninguno de los equipos capaz de despegarse en el marcador.

Antes del descanso, sin embargo, Sant Adriá pasó por un bajón en su rendimiento que Unicaja no dejó escapar. El conjunto catalán flojeó en el apartado defensivo y cedió puntos en balances defensivos en los que no acabó de replegarse correctamente. El equipo malagueño vio la oportunidad y la agarró con todas sus fuerzas. Las chicas andaluzas estuvieron fuertes bajo el aro y mejoraron en su porcentaje en tiros exteriores. Como consecuencia, se marcharon al descanso con una muy buena ventaja (24-35) con la que afrontar la segunda y definitiva parte del partido. La pivot de Unicaja Nene Awa Ndiaye fue la principal referencia en la primera parte: anotó 17 puntos (tres de tres en triples), cogió cinco rebotes y acabó con 21 de valoración.

El tercer cuarto solo trajo consigo más desesperación para un Sant Adriá que, por más que lo intentaba, se veía totalmente incapaz de recortar distancias. Unicaja cada vez crecía más en lo deportivo y en lo moral, porque a medida que la diferencia en el marcador se ampliaba, más seguras de sí mismas estaban las chicas de Carlos Rodríguez. Los minutos transcurrían y la balanza parecía más y más decantada hacia el lado malagueño. Para el último cuarto, la diferencia entre ambos equipos era de nueve puntos (36-45).

Un triple de Sant Adriá nada más comenzar el último cuarto permitió ver un desenlace de lo más abieto. Nene anotó de dos para Unicaja, pero Sandra Chisom forzó el 2+1 y Sant Adriá volvió a recortar. La diferencia era ya de tan solo cinco puntos entre ambos equipos. Un triple de Berta Ponce y otro de Cristina García para el conjunto catalán pusieron la igualada en el marcador a falta de seis minutos. Las chicas de Toni Sáez habían reaccionado y de qué manera.

Faltaban menos de tres minutos y fue Unicaja quien volvió a ponerse por encima. Con un triple fundamental se puso siete por encima (56-63). Tiempo muerto y a afrontar el desenlace del partido. Sant Adriá recortó cuatro puntos de diferencia (60-63), pero Nene acabó de confirmar su espectacular actuación anotó dos tiros libres (60-65) que dejaron el encuentro visto para sentencia a falta de tan solo cinco segundos. Unicaja lo había conseguido.

 

ESTADÍSTICAS

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA